jueves, 17 de junio de 2010

Llegando el Bicentenario.... ¿quién fue Santiago de Liniers y Bremond?


Todos sabemos que Santiago de Liniers fue una figura importante de la época colonial. Su reconocimiento en las invasiones inglesas; su función de Virrey del Río de la Plata; entre otros tantos hechos transcendentales en su vida profesional. ¿Pero qué conocemos realmente de su vida privada?


Este hombre nació en Francia en la ciudad de Niort, el 25 de Julio de 1753. Hijo de Jaeques de Liniers, oficial de la Marina gala, y de Enriqueta de Bremond,
Durante su infancia, se formó junto a los padres del oratorio de Niort, y luego asistió a la escuela militar de la Orden de Malta. A los quince años fue condecorado con la Cruz de caballero. Combatió en España contra los argelinos, ingleses y realizó trabajos hidrográficos. En 1788 le ofrecieron empleo como jefe de escuadrilla en el Río de la Plata. Liniers aceptó el traslado a las colonias españolas en América, ya que las oportunidades laborales en Europa eran escasas.
Pero Liniers, no llegó solo a América; ya que en febrero de 1783, a sus 30 años de edad, había contraído matrimonio en Málaga, con Juana Úrsula de Menviel; con quién tuvo su primogénito: Luis. Años más tarde nació Antonia María del Carmen Josefa Rafaela Buenaventura Margarita Higinia. En 1790, falleció la esposa de Liniers y pocos meses después la pequeña Antonia.
Ocho años más tarde, se vuelve a casar en Buenos Aires, con la hija de Manuel Sarratera, gerente de la Compañía de Filipinas. Su flamante esposa, María Martina de Sarratea, era diecinueve años menor que él. Ambos estaban transitando dos posiciones económicas distintas; pero esto no fue un impedimento para estar juntos.
En 1792, Santiago de Liniers fue ascendido a Capitán de Navío y en ese mismo año nació su hija María del Carmen Rosario. Tres años más tarde, las cosas no estaban tan bien, la Real Fábrica se cerró y al mismo tiempo nació María de los Dolores Enriqueta.
En 1803, el Virrey Joaquín del Pino, lo nombra gobernador de Misiones. Fue así que junto a su familia, se mudaron a la Candelaria. Su situación económica no era buena. Habían nacido: José Atanasio, Santiago, Mariano, María de los Dolores de la Cruz Concepción y Juan de Dios. Algunos historiadores comentan que tuvieron que vender algunas pertenecías para llevar a cabo dicho viaje.
Una vez instalados, Liniers intentó resolver los problemas por los cuales atravesaban los habitantes. Para lo cual realizó un análisis crítico de la situación; y frente a esto no obtuvo apoyo. No era beneficioso que ese tipo de cosas salgan a la luz. En poco tiempo fue reemplazado por Bernardo Velasco.
Liniers y su familia, partieron a bordo de un barco pequeño llamado “Nuestra Señora del Pilar” con rumbo a Buenos Aires. Durante el viaje, su esposa dio a luz Francisca de Paula. Una grave enfermedad azotó la nave y su esposa y una joven criada fallecieron. Días más tarde también muere la pequeña Francisca. En 1805, regresó al Río de la Plata a la casa de su suegro, con sus otros hijos: Luis, María del Carmen, María Dolores Enriqueta, José Atanasio, Santiago, Mariano, María de los Dolores y Juan de Dios.
Imagínense por el momento que Santiago de Liniers ha atravesado con ochos hijos, sin una esposa y poco sustento económico. En poco tiempo, su vida daría un giro muy grande, primero en relación a lo profesional y luego, quién sabe, quizás en el amor también.
Fue así como un día de invierno, en el año 1806 los buques ingleses desembarcaron en la costa de Quilmes. El ejército británico derrotó a la tropa destinada a contener a los invasores y penetró en la capital del Virreinato. La población se sublevó, encabezando el alzamiento Santiago de Liniers, logrando expulsar a los ingleses. Así fue reconquistada Buenos Aires, el 12 de agosto de 1806.
Cuenta la historia, que cuando Santiago desfilaba por la calle como héroe de la “Reconquista”, una mujer muy bella, le arrojó desde un balcón, un pequeño pañuelo de encaje. Lo recogió con la punta de su espada, la saludó como un verdadero caballero y así fue como se inició el romance. Pero esta dama se llamaba Ana María Périchon de Vandeuil, la Gitana de las Islas. No era una mujer muy bien vista por la población; ya que había hecho estragos con los hombres.
La Perichona, como se la llamó, estaba casada con un irlandés, Thomas O´Gorman, quien realizaba dudosos viajes. Ella, mientras tanto, conocía diversos hombres, era espía de los británicos, portugueses o franceses o de quien se lo propusiera, gestora de negocios turbios, entre otras cosas.
El pueblo despectivamente, la llamaba, la madama, la Maga, o bien la Perichona.
Cuando los ingleses fueron expulsados de Buenos Aires, su marido se refugió en Brasil, y ahí fue cuando Liniers se mudó a la casa de la francesa. Esto, obviamente, no estuvo bien visto por el pueblo.
Cuando salió a la luz que Ana Périchon era espía de los ingleses, se tuvo que instalar en Río de Janeiro. Liniers, no dejó de amarla; pero estaba demasiado presionado como para continuar con esa relación. Pesaba más la traición que el amor.
Ana continúo en Río de Janeiro enamorando a los hombres, hasta que provocó celar a la infanta Carlota Joaquina, quién la hizo expulsar de su territorio. Por tal motivo, durante un año viajó entre ambas ciudades, en los barcos ingleses. Luego de los hechos ocurridos el 25 de mayo de 1810, la Junta de Gobierno la recibió, pero debería irse vivir a su chacra a las afueras.
Durante este tiempo, luego de la “Reconquista”, se le delegó a Liniers el mando militar del Virreinato. La Corona, lo nombró Brigadier de la Armada, por su gran desempeño. Así mismo, comenzaron a organizarse para enfrentar una nueva invasión, la cual se llevó a cabo en febrero de 1807. Las tropas inglesas desembarcaron en la costa de Buenos Aires e intentaron penetrar en la ciudad. En ese momento, fueron derrotados, rindiéndose los ingleses.
Luego de dichas invasiones los criollos se dieron cuenta que podían ser capaces de valerse por sí solos. Se organizaron militarmente, permitiéndoles contar con dicho apoyo de tropas en la Revolución de Mayo. Y por último, el gobierno español nombró a Liniers como Virrey interino del Virreinato del Río de la Plata.
Comenzaron a surgir ciertas dudas sobre la fidelidad de Liniers, ya que él era francés. A raíz de esto, la Junta Central, nombró en su reemplazo a Baltasar Hidalgo de Cisneros, en el año 1809.
En ese mismo año, la Junta Central lo premio por sus méritos y su desempeño como virrey, haciéndolo acreedor del título de conde de Buenos Aires, de una pensión y de la propiedad de tierras.
Por su parte, Liniers se instaló en una antigua estancia de los jesuitas en córdoba, cuando la noticia de la Revolución de Mayo llegó. Mientras intentaba organizar una fuerza militar para oprimir el movimiento porteño fue apresado junto a cinco partidarios más. La orden había sido dada por el gobierno revolucionario y Juan José Castelli, miembro de la Junta, comandó personalmente la ejecución porque el coronel Francisco Ortiz de Ocampo, a cargo de las tropas revolucionarias e Hipólito Vieytes se negaron a cumplir la orden. Dicha ejecución se llevó a cabo en un pequeño bosque llamado Monte de los Papagayos, cerca de lo posta Cabeza de Tigre.

Cuenta la leyenda...
Se comenta por ahí, que las iniciales de las seis personas ejecutadas fueron talladas en un árbol de la zona, formando la palabra CLAMOR:

C: Concha (Gobernador)
L:
Liniers
A:
Allende (Coronel)
M: Moreno (Tesorero)
O: Orellana (Obispo, beneficiado con el perdón)
R: Rodriguez (Asesor)

Según la Real Academia Española, Clamor significa “Voz o fama pública”. Y como toda leyenda, no se sabe si realmente sucedió, pero quizás si realmente sus voces tuvieron fuerza y fueron públicas.
¿Pero… qué ocurrió con la familia de Santiago de Liniers? De sus ocho hijos, sólo tres permanecieron en las Provincias del Río de la Plata, el resto se refugiaron en Europa.
Los tres que decidieron permanecer en estas tierras fueron María del Carmen Rosario Liniers y Sarratea, su hermana María Dolores Enriqueta Liniers y Sarratea, y el más pequeño, Juan de Dios Liniers y Sarratea.
María del Carmen, contrajo matrimonio con Juan Bautista de Périchon de Vandeuil. Tuvieron una hija, María del Rosario de Périchon de Vanduil y de Liniers que, casada con Juan Manuel de Estrada y Barquín.
En cambio, María Dolores, falleció soltera y Juan Manuel falleció en 1811 como alumno pupilo del colegio de Monserrat, Córdoba.
Los demás volvieron a Europa. Su primogénito Luis de Liniers y Menviel, a los 27 años, se enroló en la Real Armada. Años más tarde, se casa con Rita Martínez de Junquera y Vélez de Guevara, pero un año más tarde fallece. Ambos tuvieron un hijo Santiago de Liniers y Martínez Junquera, 3er. conde de la Lealtad, quien muere al muy poco tiempo.
José Atanasio de Liniers y Sarratea, con 22 años, se unió al Cuerpo Diplomático español y se mudó a Francia donde vivió con su esposa, Olimpe de Jarno, heredó el título castellano de su padre y hermanos y fue el 4to. conde de la Lealtad.
Santiago Tomás María del Rosario, a los 20 años, se unió a los Reales Ejércitos, y alcanzó el rango de capitán hacia 1827.
Mariano Tomás de Liniers y Sarratea, huyó a los 8 años del Río de la Plata y a los diez años se unió a los Reales Ejércitos. Se retiró en 1843. Unos años antes se había casado con Caritina Luisa Gallo de Alcántara y Thomé del Castillo.
Por último, María de los Dolores de la Cruz Concepción con pocos años de edad abandonó América. Luego cuanto era una veinteañera, contrajo matrimonio el 17 de agosto de 1825 en la madrileña parroquia de San Luis con don Pedro Pascual de la Hoz..

........................................................................................................................................

PARA TENER EN CUENTA

Una película:
“Cabeza de tigre”
Dirección: Claudio Etcheberry
Guión: Juan Bautista Stagnaro y Claudio Etcheberry
Año: 2001
Sinopsis: Luego de la Revolución de Mayo, Juan José Castelli ordena el fusilamiento del ex virrey Santiago de Liniers. Película histórica que intenta alejarse del acartonamiento clásico de éste tipo de films.

Un libro:
“El último virrey”
El autor, Horacio Salduna, describe la vida de Santiago de Liniers desde el inicio de las Invasiones Inglesas hasta su muerte tras la Contrarrevolución de Córdoba con la cual se alzó contra la Revolución de Mayo.

Página web:
En un sitio web de redes sociales muy conocido, se encuentran diferentes grupos que hacen alusión al Virrey Santiago de Liniers y Bremond, en el cual uno se puede hacer fan, o mejor dicho, simpatizante o partidario. En esta sección encontrarás pensamientos de Liniers y un breve resumen de su vida.

1 comentario:

  1. A las puertas de Nueva Arcadia

    Cessas vota precesque,
    Tros, ait, Aeneas? Cessas?

    ¿Por qué apareces, oh Verdad, y me acusas
    hermosa, horrenda, implacable obstinada,
    con tu dedo, por qué sobre mí
    descargas tanto peso en mi conciencia,
    por qué me arrastras y me internas
    por las grutas de Cronos
    para hacerme desolador testigo
    de epopeya, que es maldición evocar,
    de crimen y traición,
    de que es mejor no escuchar,
    de que es mejor no saber?

    ¿Por qué desgarras de emoción mi alma
    desencubriendo para mis ojos,
    la más grandiosa hazaña épica de toda América,
    la Reconquista total de Buenos Aires,
    la bravura sobrenatural de las milicias
    al mando del glorioso y divino Virrey,
    único y genuino Libertador de la Argentina y Padre de la Patria,
    sepultada su memoria por diabólicos villanos,
    olvidada su memoria por imperdonables idiotas?

    ¿Por qué a mí, oh Verdad, te me presentas en solitaria noche,
    te me desnudas y me muestras tu al espíritu excitante belleza,
    para estremecerme la sangre de pavor,
    para dejarme clavada tu aguja en mi consciencia,
    para robarme con perturbación el sueño,
    para echar sobre mi alma testigo el peso,
    inllevable, de la oculta conjura de viles, de inicuos,
    traidores criminales, reconocidos
    por todos y por todos como próceres?

    Ya déjame dormir, oh Verdad, ¡vade retro, aléjate!
    e infecta con tu sacrosanta peste el alma de otro.

    ResponderEliminar